Carta Ciudadana Solicitando el Sobreseimiento del caso de los 6 de Santa Isabel

Exhortamos a todos y todas a suscribir esta carta y enviarla al Lcdo. Richard Rosado Jiménez, Fiscal de Distrito de la Región Judicial de Ponce, con el propósito de poner fin al juicio en contra de los cinco compañeros y una compañera que fueron arrestados y acusados por el artículo 200 del Código Penal de Puerto Rico (ley tito kayak) por defender nuestro patrimonio agrícola y la seguridad alimentaria del País en el Valle Agrícola del municipio de Santa Isabel.

Esta semana se aprobó el proyecto 230 de la Cámara de Representantes que deroga el mencionado artículo del Código Penal. Véa aquí la noticia. Ahora pasaría al Senado de Puerto Rico. De ser aprobado por el Senado, pasaría para la firma del gobernador, Alejandro García Padilla. Es importante puntualizar que de ser derogado este artículo, el juicio contra nuestro compañeros culminaría, lo que implica un sobreseimiento del caso.

Seamos solidarios con nuestros compañeros y compañera, defendamos nuestros derechos constitucionales, impulsemos una sociedad de mayor democracia y participación. Ayúdanos a ponerle fin a un proceso penal injusto contra ciudadanos y ciudadanas con un gran compromiso por el desarrollo y sostenibilidad agrícola para presentes y futuras generaciones suscribiendo esta carta.

———

18 de marzo de 2013

Lcdo. Richard Rosado Jiménez
Fiscal de Distrito
Región Judicial de Ponce
PO Box 7185, Ponce, PR 00732-7185

Estimado Lcdo. Rosado Jiménez:

El 15 de diciembre de 2011, 5 ciudadanos y 1 ciudadana fueron arrestados y procesados en la Región Judicial de Ponce por ejercer su derecho a la libertad de expresión y su deber patriótico de cuidar y preservar nuestros terrenos agrícolas. El doctor Robinson Rodríguez Pérez, el agrónomo Raúl Mari Fernández, los estudiantes Edwin Velázquez González, Rosemarie Vázquez Cruz, Javier Smith Torres y Luis Omar García Mercado están siendo procesados por hechos ocurridos en una servidumbre de paso aledaña a la que hoy se conoce como “finca de los vientos” en la ciudad de Santa Isabel.

Estos seis ciudadanos se dieron cita el pasado 15 de diciembre de 2011 para exigir y hacer valer la Ley Número 242 de 9 de agosto de 2008 que clasifica los municipios comprendidos desde Patillas hasta Sabana Grande como Reserva Agrícola del Sur de Puerto Rico, ejerciendo el derecho que le concede la Constitución de Estados Unidos en su Primera Enmienda y la Constitución de Puerto Rico en el Artículo II, Sección 4, a expresarse libremente y solicitar del Gobierno reparación de agravios. Sin embargo, sus reclamos fueron ignorados por la Policía, quienes procedieron a arrestarlos por alegada violación al Artículo 208-A del Código Penal de 2004.

Este artículo fue creado con el propósito de evitar que la gente proteste, así se desprende de la intención original de la ley. Por tal razón ha sido objeto de debate y desaprobación de diferentes sectores de la población. A finales de este pasado año el Gobernador, Honorable Alejandro García Padilla, dio su palabra a sectores ambientales y ante el Colegio de Agrónomos de Puerto Rico de derogar este artículo por entenderlo inconstitucional. Actualmente el Senado ha presentado el Proyecto Número 22 y la Cámara de Representantes el Proyecto Número 230, ambos con el propósito de derogar el artículo, hoy reenumerado en el Nuevo Código Penal de 2012 como Artículo 200. El Secretario de Justicia ha propuesto enmendarlo, pues admite que el artículo provoca un “efecto paralizador” en la ciudadanía para manifestarse y ejercer su derecho a la libertad de expresión; por lo que el mismo es inconstitucional.

A esos efectos, dos de los tres poderes de nuestro sistema republicano de gobierno han coincidido en la inconstitucionalidad de la ley según actualmente está redactada.

El proceso por el cual los 6 acusados han atravesado ha sido uno atropellado, donde estos ciudadanos han tenido que acudir al Tribunal Superior de Ponce en unas veintiocho ocasiones, afectando sus vidas, sus trabajos y estudios por el simple hecho de proteger su patrimonio y exigir que se cumpliera con una ley previa a la aprobación del artículo 208-A del Código Penal de 2004.

Por esta razón le solicitamos ordene el sobreseimiento del caso en contra de estos ciudadanos probos. Estos ciudadanos no son criminales; no son culpables de otra cosa que no sea amar profundamente a su país.

Cordialmente,

____________________________

cc: Hon. Alejandro García Padilla
Gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico

Advertisements

“Se quedan cortas las turbinas, no producen la energía prometida”

Compartimos el siguiente artículo publicado hoy, 12 de marzo de 2013, en el periódico El Nuevo Día.
http://www.elnuevodia.com/sequedancortaslasturbinas-1466913.html

El Frente de Rescate Agrícola siempre denunció la errada ubicación de este proyecto, no sólo por la destrucción irreversible de cientos de cuerdas del terreno agrícola más fertil de Puerto Rico y del mundo, sino por la reducción de miles de empleos directos e indirectos asociados con la producción agrícola del Municipio, el impacto adverso en las comunidades aledañas al proyecto por el científicamente estudiado wind-turbine syndrome, el aumento de la inseguridad alimentaria para Puerto Rico por la pérdida del escaso inventario de suelo agrícola que nos queda, entre otros. Ahora, este artículo publicado hoy confirma cada una de nuestras denuncias.

Mientras tanto, como parte de las múltiples denuncias realizadas sobre este proyecto de turbinas eólicas, varios compañeros del Frente de Rescate Agrícola se manifestaron pacíficamente, ejerciendo su derecho constitucional a la libre expresión. Durante la manifestación pacífica, el 11 de diciembre de 2011, seis compañeros fueron arrestados y actualmente están en espera de juicio en el Tribunal de Ponce por alegadamente, según el Ministerio Público, violar el artículo 200 del Código Penal de Puerto Rico (ley tito kayak). Sabemos, que el artículo 200 es totalmente inconstitucional por criminalizar el ejercio de derechos constitucionales. Nos sentimos honrados y honradas de tener compañeros comprometidos con nuestro patrimonio agrícola y la seguridad alimentaria de las presentes y futuras generaciones. Le agradecemos su gesta en denunciar las injusticias del proyecto de turbinas que se confirma siempre fue y es un error.

____________________________________________________

Se quedan cortas las turbinas

No producen la energía prometida

El parque eólico Finca de Viento Santa Isabel ubica en los terrenos agrícolas más fértiles de Puerto Rico.

Por Gerardo E. Alvarado León / galvarado@elnuevodia.com

Aunque llevan tres meses “conectados” a la red de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), los 44 aerogeneradores que conforman el proyecto Finca de Viento Santa Isabel no están aportando al sistema los 75 megavatios de “energía limpia” prometidos.

Las enormes turbinas, que capturan la vista de los miles de conductores que a diario transitan por el tramo sur de la autopista Luis A. Ferré (PR-52), tampoco sirven a los 63,500 clientes que originalmente se dijo, y su costo de producción no es de 12.5 centavos por kilovatio-hora (kWh).

Mapas, documentos de la transición gubernamental y hasta el propio director ejecutivo de la AEE, Juan F. Alicea Flores, confirman estos hechos, que son negados por la empresa Pattern Energy, dueña del parque eólico.

A fin de que los proyectos de energía eólica fueran ubicados adecuadamente, el Departamento federal de Energía categorizó la calidad del viento en la Isla. La agencia federal elaboró un mapa y tipificó la calidad del viento –por áreas geográficas– usando una escala numérica del uno al cinco. En esa escala, el número uno corresponde a los vientos de pobre calidad y el cinco, a los de excelente calidad.

Como bien puede observarse en el mapa, los vientos en el municipio de Santa Isabel son de pobre calidad, ya que su velocidad no excede las 13.2 millas por hora (mph).

Funcionarios de Pattern Energy, no obstante, han dicho que sus aerogeneradores pueden operar con vientos de cinco o seis mph y que su “funcionamiento óptimo” es con vientos de unas 12 mph.

“El viento que sopla en esa zona de la costa sur nos da la estabilidad para producir energía de manera viable. Las horas en que el viento es más fuerte coinciden con las horas pico de energía en la Isla, así que podemos ayudar al sistema de la AEE en los momentos que se necesita esa energía. Hasta el momento, la calidad del viento cumple y supera las expectativas que se tenían”, expresó Collie Powell, gerente de Finca de Viento Santa Isabel.

Pero la historia que cuenta el director ejecutivo de la AEE es otra.

“Es importante que la gente entienda que este tipo de proyecto (eólico) tiene una capacidad efectiva relativamente baja. En promedio, los proyectos de energía eólica operan a un 20% o 25% de su capacidad máxima”, sostuvo Alicea Flores. Dicho en otras palabras, este proyecto diseñado para aportar 75 megavatios al sistema eléctrico en realidad suplirá unos 19 megavatios al día.

VARIAS CONTRADICCIONES

En una presentación dada a la prensa local en octubre pasado, la entonces gerencia de la AEE –Josué Colón y José Ortiz– aseveró que Finca de Viento Santa Isabel generaría 95 megavatios, en horario de 11:00 a.m. a 5:00 p.m., entre los meses de febrero a agosto, o sea, actualmente.

En esa misma presentación, Colón y Ortiz informaron que la cantidad de clientes a servir con el parque eólico ascendía a 63,500. Sin embargo, un documento provisto por la AEE durante las vistas de transición gubernamental da cuenta de que los clientes a servir en realidad son 53,500.

Powell, entretanto, precisó que los 75 megavatios que el parque eólico está supuesto a generar equivalen al consumo de 25,000 hogares.

En la presentación también se dijo que el costo por kWh producido en Finca de Viento Santa Isabel sería de 12.5 centavos. Empero, Alicea Flores aclaró que la AEE paga 15 centavos por cada kWh salido del parque eólico. El costo por las unidades generatrices de la AEE fluctúa entre 13 y 20 centavos.

Cuestionado al respecto, Alicea Flores explicó que la diferencia de 2.5 centavos equivale a los “créditos de energía renovable”. Por ley, la AEE está obligada a pagar por esos “créditos”, ya que “no tiene forma” de producir por sí sola la energía que está comprando.

“Yo no soy anti energía renovable. Sin embargo, Puerto Rico no tiene ningún sitio excelente en (calidad de) viento. En ningún sitio es excelente. Por eso, le estoy pidiendo un informe a Pattern Energy para saber cuánto ha sido el promedio que ha generado (el proyecto) desde que está en operación. Tengo curiosidad”, dijo Alicea Flores.

“Si me dijeras que los 75 megavatios son de forma continua, eso es bueno. Pero no es bueno tener 75 megavatios ahora, luego 15 y luego 30. Eso me mantiene en una encrucijada porque tengo que seguir (produciendo energía) quemando combustible en mis unidades. Tengo que seguir quemando combustible para poder responder cuando la energía renovable no esté”, agregó el funcionario. Por su parte, el portavoz del Frente de Rescate Agrícola (FRA), Ian Pagán Roig, recalcó que la ubicación del proyecto siempre fue cuestionable.

“Se supone que el modelo de las turbinas se adapte a las condiciones del lugar de ubicación. El modelo de las turbinas de Santa Isabel es uno de los más grandes y nunca hubo certeza de que allí había buen viento. Los estudios (de calidad de viento) que hizo Pattern Energy nunca fueron públicos”, denunció Pagán Roig, quien fue uno de los seis arrestados el 15 de diciembre de 2011 mientras se manifestaban frente a una de las entradas del parque eólico.

De hecho, el juicio en su fondo contra los seis arrestados quedó ayer pospuesto para pasado mañana en el Tribunal de Ponce. A todos se les acusa por violar el Artículo 200 del nuevo Código Penal, popularmente conocido como la Ley Tito Kayak, que establece como delito grave de cuarto grado la obstrucción y paralización de obras de construcción.

IMPACTO AGRÍCOLA

Otro aspecto que desde el principio le jugó en contra al parque eólico fue el impacto que suponía su construcción, ya que está ubicado en una finca agrícola considerada una de las más fértiles del país y del mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) planteó que solo el 11% de la tierra en el mundo es arable y, de esa cantidad, el 3% es suelo primordial. De acuerdo con el sociólogo rural Robinson Rodríguez –otro de los seis arrestados–, las tierras agrícolas de Santa Isabel son parte de ese 3% porque pueden sembrarse en múltiples épocas y su suelo es de excelente calidad por su humedad, acidez y temperatura.

“En esos terrenos agrícolas, que están entre los mejores del mundo, laboran 3,800 obreros, por lo que son una fuente importante de empleo. Pero Pattern Energy vino únicamente para capitalizar en la construcción. Obtuvo un contrato de más de $200 millones para venderle energía a la AEE por 20 años. Si las turbinas se pierden ahora, ya no importa… ya ellos generaron sus ganancias”, soltó Rodríguez.

En tono similar se expresó el agrónomo Javier González, quien denunció que la construcción de Finca de Viento Santa Isabel va en contra de la Ley 242-2008, que creaba el Corredor Agrícola del Sur. “Se supone que el corredor estuviera delimitado entre Arroyo y Sabana Grande a un año de la aprobación de la ley, pero la Junta de Planificación aún no ha hecho vistas públicas para concretarlo”, lamentó.

Powell, por su parte, afirmó que una vez finalizado el proceso de instalación de los 44 aerogeneradores se afectaron 21 cuerdas de terreno agrícola, es decir, el 0.5% del área estudiada para el proyecto (unas 3,700 cuerdas). Alegó que hay “nuevos agricultores” ocupando los terrenos disponibles en el proyecto.

FRA a favor de la Derogación de la Ley Tito Kayak en Vistas Públicas

Ni una noche de cárcel para los seis:

Frente de Rescate Agrícola apoya derogación de Ley Tito Kayak

 

Miércoles, 27 de febrero (Capitolio)- Diversas organizaciones y coaliciones entre ellas el Frente de Rescate Agrícola se manifestaron hoy en apoyo al P. de la C. 230 y el P. de la S. 22 que buscan derogar el Artículo 200 del Código Penal mejor conocido como “Ley Tito Kayak”.  Esta ley le impone de seis meses a 3 años de cárcel a toda persona que intente impedir, temporera o permanentemente, cualquier obra de construcción, pública o privada. En Puerto Rico se otorgan permisos de construcción todos los días sin consulta alguna a vecinos, organizaciones ambientales y en momentos a agencias pertinentes. “La nueva Ley de Permisos limita de diversas maneras la participación ciudadana en el proceso de otorgación de permisos. No le exige a los proyectistas a celebrar vistas públicas, produce documentos voluminosos y de conocimiento altamente especializados con poco tiempo para comentarios, entre otras estrategias. Por lo que la manifestación pacifica se convierte en una de las únicas herramientas para que el ciudadano participe de este proceso.”-expresó Katia Avilés, ecóloga.

 

El P. de la C. 230 presentado por el representante Luis Vega Ramos y Carlos Vargas Ferrer y el P. de la S. 22 presentado por el senador Fas Alzamora  tuvieron hoy sus vistas públicas. El Frente de Rescate Agrícola, organizaciones a fin e individuos expresaron en ponencias y en la manifestación celebrada en la mañana frente las escalinatas del Capitolio un claro apoyo a ambos proyectos por la derogación de esta ley. “Ante la falta de espacios efectivos de participación, los ciudadanos necesitamos poder manifestar nuestras opiniones. La Ley Tito Kayak funciona en contra de nuestra libertad de expresión criminalizando el derecho a fiscalizar al gobierno a través de la manifestación pacífica, un deber de todo ciudadano.”- Karla Acosta, abogada.

 

La amenaza de esta ley se ejemplifica con los seis ciudadanos entre ellos estudiantes universitarios, un agrónomo y un profesor del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), que actualmente enfrentan juicio acusados bajo la misma. Estas personas fueron arrestadas el 15 de diciembre 2011 mientras se manifestaban pacíficamente en Santa Isabel llamando la atención sobre la construcción de un proyecto industrial de energía eólica incompatible con las 3,700 cuerdas de la mejor tierra agrícola del país donde se estableció.

“El caso de los seis arrestados en defensa de los terrenos agrícolas de Santa Isabel es la primera aplicación de esta ley antidemocrática, y estamos hoy aquí para revertir la misma.  Estos 6 ciudadanos reanudan el proceso judicial el próximo 11 marzo en el Tribunal de Ponce, de no ser derogada con urgencia se exponen hasta 3 años de cárcel. Ciudadanos cuyo único delito ha sido proteger nuestros mejores terrenos agrícolas.”- declaró Ian Pagán Roig, portavoz del FRA.

En las vistas celebradas durante el día de hoy para el P. de la C. 230 y el P. de la S. 22 los deponentes enfatizaron en el caso de los seis de Santa Isabel estableciendo claramente que de no aprobarse estos proyectos de ley el caso sentaría el precedente para futuras represalias en contra de quienes defienden nuestros derechos civiles y recursos naturales.  

 

Contactos Frente de Rescate Agrícola:

Ian Pagán Roig, 787-666-0625

Ana Elisa Pérez, 787-502-4088

Sin agricultura no existe Acción de Gracias porque sin agricultura no hay abundancia

Por Agro. Ian Pagán Roig/Especial para CLARIDAD

Publicado: martes, 20 de noviembre de 2012 http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=3B93AC26E7F3FA6F8E1972AF83B9D67F
Ya sea por una tradición anglosajona importada, irremediablemente en Puerto Rico hemos criollizado e incorporado a nuestro folclor la celebración del día de Acción de Gracias. Ya muy intrínseco en nosotros, lo pudiéramos celebrar hasta a ciegas y posiblemente como una excusa más para un festejo familiar o como inicio oficial de la Navidad. Pero surge una contradicción insalvable sobre el contexto en que los puertorriqueños celebramos esta festividad. En sus orígenes, Acción de Gracias consistía de un ritual en el que se agradecía y se festejaba un año de buenas cosechas que significaron la subsistencia de la familia durante todo el año y aseguraban las guarniciones necesarias para sobrellevar el duro clima de invierno de aquellos lugares.

De estas contradicciones surgen unas preguntas muy pertinentes: ¿En el contexto original de la festividad, los puertorriqueños tenemos razones por las cuales celebrar Acción de Gracias? ¿Los Puertorriqueños contamos con una abundancia agrícola de la cual dependemos para nuestra subsistencia? La respuesta es no, y posiblemente nunca en la historia de nuestra nación moderna hemos tenido tal cosecha por la cual dar gracias. Hace más de 500 años que los locales de esta isla no experimentamos una producción agrícola sensata que atienda las necesidades alimentarias reales de los borincanos. En toda la historia de Puerto Rico solo en la época precolombina hemos experimentado una producción agrícola saludable. Los indígenas en Puerto Rico desarrollaban una agricultura de subsistencia y autoabastecimiento que respondía enteramente a sus necesidades particulares porque tenían soberanía sobre la tierra. Luego de esto, el destino agrícola de la isla ha estado plagado de explotación, desigualdad y extracción de las riquezas agrícolas de la isla hacia el extranjero en donde históricamente el boricua fue el personaje explotado para sostener este sistema de explotación. Bajo el dominio español, el boricua era explotado para la producción extensiva de los monocultivos de caña y café bajo regímenes inhumanos. Igualmente durante la primera etapa de dominio estadounidense la economía agrícola giraba alrededor de la extracción de materias primas agrícolas para el enriquecimiento de compañías extranjeras sustentado también en la explotación del criollo. En ambas épocas la producción agrícola imperante no representaba en lo más mínimo una aportación a la soberanía alimentaria de Puerto Rico ni a los mejores intereses del país. Durante este último periodo, más 90 % de la isla fue deforestado para el cultivo casi exclusivo de caña de azúcar como también de tabaco y café. Estos productos no representaban en lo más mínimo una aportación nutricional a la dieta del puertorriqueño. Nadie sobrevive de café, azúcar, ron y cigarros. Bajo este panorama histórico de explotación de la población para el sostenimiento de los sistemas agrícolas insustentables no es sorprendente que actualmente exista una actitud despectiva y una noción de atraso alrededor de la agricultura.

Cuando el negocio de los grandes monocultivos en Puerto Rico desapareció porque su existencia era más lucrativa en otras regiones mundo, la ganga del negocio colonial fue el destruir la agricultura y sustituirla por la dependencia extrema viviendo casi exclusivamente de lo que otros países nos envíen para comer. Esto ha traído como consecuencia la pérdida irremediable de los recursos agrícolas de Puerto Rico. Más del 50 % de las Tierras Agrícolas de Puerto Rico han sido perdidas como resultado del desparramo urbano. Luego de esto llegamos hasta tiempos actuales donde vivimos en momentos de una crisis alimentaria silente. Existe una disponibilidad inmediata de comida que pudiera confundirse con abundancia pero es una abundancia artificial o una abundancia gondolera de “freezer”. Los sistemas que sustentan esa abundancia artificial de comida son muy vulnerables y cada día surgen mayores presiones que atentan contra la disponibilidad de comida en el mundo. El impacto del cambio climático sobre las cosechas, el acelerado crecimiento poblacional mundial, los biocombustibles, guerras, conflictos sociales, desastres naturales son solo algunas de las amenazas reales y siempre latentes sobre los sistemas de abastos de alimentos de los cuales Puerto Rico depende.

La verdadera abundancia del país radica en la producción justa de nuestra tierra en manos de puertorriqueños respondiendo a nuestras realidades particulares como pueblo. Se trata de la producción de cultivos que formen parte de nuestra dieta; se trata de una agricultura de autoabastecimiento. Solo esto nos brindará la tan necesaria soberanía alimentaria que es la única garantía para asegurar un plato de comida para el futuro de todos.

El primer paso en la marcha de la soberanía alimentaria es preservar todas las tierras agrícolas de la isla. Estimados liberales indican que ya ni siquiera contamos con las tierras suficientes para producir toda nuestra comida. Nuestra realidad no admite la destrucción de más tierras agrícolas. Mientras tanto, el gobierno parece ignorar las señales internacionales de la crisis alimentaria por lo que las soluciones inmediatas están en las manos del pueblo. Ha llegado el momento en que la responsabilidad por el futuro del plato de comida del país está en las manos de cada uno de nosotros. Solo se producirá una política agrícola de país como resultado de la exigencia masiva del pueblo. Mientras esto se logra, todos podemos trabajar por nuestra seguridad alimentaria. Nuestra tierra es privilegiada y generosa; las tierras de Puerto Rico representan la cornucopia del pueblo. Poseemos las condiciones para la producción de una gran diversidad de alimentos. Nuestro suelo es el cuerno de la abundancia que tiene el potencial de parir todo el año frutos de la tierra. Año tras año celebramos la Acción de Gracias con un cuerno de la abundancia vacío. Festejamos una abundancia inexistente pero con gran potencial. Es menester de todos trabajar por una verdadera abundancia que está en la producción de nuestra tierra. Cuando llegue ese momento podemos celebrar una fiesta de pueblo a manera de Areyto para festejar una verdadera abundancia. Podremos celebrar entonces lo que ha estado ausente desde los tiempos de Agueybaná el Bravo: una abundancia que solo ofrece el cultivo justo de nuestra tierra.

———————————–

* El autor es agrónomo e integrante del Frente de Rescate Agrícola (FRA) y de otros movimientos en defensa de las tierras agrícolas de Puerto Rico y de la educación sobre la soberanía alimentaria.